miércoles, 26 de agosto de 2015

Ensalada lentejas a la mejicana. Legumbres en verano, pues claro.



Esta es una pregunta que me suelen hacer. ¿Se comen legumbres en verano? Y mi respuesta podría ser con otra interrogación, ¿se come pan en verano?.
Las legumbres es un grupo de alimento "super". Pueblos enteros a lo largo de la historia han sobrevivido gracias a las legumbres. Son baratas de producir y altamente nutritivas. Con hidratos de calidad y una buena fuente de proteínas,  bajas en grasa y ricas en fibra. Lo único es que pueden provocar gases y por eso resulta ideal cocinarlas con un trocito de alga combu.
Para el verano, el quid de la cuestión es la preparación.
Aquí os presento una divertida manera de comerlas en ensalada con un aire mejicano.
La idea es de una colección de libros de cocina de casa de mi suegro. Si tengo un segundo, me encanta ojear recetas y recetas para que, de una de cada cien, diga, mmmm, me gusta la idea. Y a trabajar el proyecto.
legumbres a la mejicana

Ingredientes para 4 raciones:
500 g lentejas viudas (caseras o un bote grande para emergencias) bien escurridas.
2 cebolletas medianas en brunoise bien pequeño.
20 tomates cherry partidos por la mitad.
2 aguacates medianos pelados y troceados a dados.
160 g o bote pequeño de maíz eco.
Un calabacín a dados para hacer a la plancha
Opcional una lata de atún para mezclar con las lentejas (en realidad esta versión vegana no lo lleva, pero es una buena sugerencia).


Buena base de mix de hojas verdes: escarola, hojas de roble, rúcula, canónigos...
Y además germinados y de topping cebollino.


Aliño:
Zumo de un limón.
Sal marina.
Aceite de oliva (puede ser el que va con el atún, si lleva atún).
Si te atreves, para hacerlo más auténtico, añadir tabasco.


Para acompañar "nachos" eco.
Nota: Los nachos ecológicos pegan de verdad, lo único es que hay que cerrar la bolsa con una goma y sólo comer unos cuantos, los de plato y se acabó. Son un vicio.




Procedimiento:
En primer lugar, macerar la cebolleta en bastante sal, como 1cs mientras preparamos la comida. Al final, para servir, lavar totalmente la sal pasando un chorro de agua con un colador.
También dejar abiertos los tomates con una pizquita de sal por encima.
Saltear el calabacín con un poco de aceite y sal y dejar que se dore.
Al final incorporar el maíz (a mí me gusta que coja calor). Reservar.
Después de saltearlo, incorporar las legumbres que si estaban en nevera les daremos su toque de calor en las misma sartén.
Montar el plato:
Base de hojas verdes al gusto.
Encima colocar calabacín y maíz.
Además las legumbres, cebolla, tomates y aguacate.
Aliñar con la mezcla de ingredientes propuestos en cantidades a gusto de cada uno.
Decorar con los nachos.
A comer.


Espero que os guste.
Raquel Magem
Si quieres nos vemos en clase. Un placer mostrar paso a paso todo aquello de lo que estoy tan orgullosa y agradecida. Una gran oportunidad y un inmenso privilegio.