miércoles, 2 de septiembre de 2009

Germinados en casa



La cosa más fácil del mundo, hazte tus propios brotes de soja en pocos días.
Coges un puñadito de legumbre “soja verde” y las dejas en remojo toda la noche. Después solo debes sumergirlas en agua unos minutos y dejarlas escurridas que crezcan (mejor tapado con algo transparente). Esto cada mañana y cada noche (si alguna se te pasa sobreviven). En pocos días tienes verdurita fresca. Lávalos bien y dáles un herbor o saltéalos en la sartén o empléalos como toque final en tus cocciones.
Pruébalo.