miércoles, 31 de julio de 2013

La cocina es mi gran pasión.





Así surgió. Como dietista, quise ofrecer recetas “saludables, fáciles y ricas” para mis clientes como valor añadido y la gran sorpresa es que lo que empezó siendo un “trabajo” para mejorar profesionalidad y calidad de servicio derivó en Pasión auténtica por la Cocina Sana.
Me acuerdo que “me pilló” la crisis de pleno. Tenía mi consulta “a tope” y de la noche a la mañana los huecos y las anulaciones tomaron terreno al “no tengo horas para dar cita”.
Lo que me hacía quedarme del todo perpleja es que en lugar de entristecerme por la reducción de ingresos afloraba en mi interior un cosquilleo de alegría por conseguir tiempo para subir para casa corriendo a practicar recetas.
Se cumplió el dicho de que “no hay mal que por bien no venga”. En vistas a los huecos de mañanas me decidí por hacer mi primer curso de cocina macrobiótica anual. Y esta decisión fue uno de los importantes puntos de inflexión de mi carrera profesional.
Durante estos últimos 6 años, me he formado en cocina macrobiótica en diferentes escuelas y centros intentando adoptar “lo mejor de cada uno”, y para variar, el último ha sido de pescados en cocina tradicional. Desde el primer momento he disfrutado de cada minuto de clase allí donde he ido, absorbiendo como una esponja toda la información al máximo mientras disfrutaba y ensoñaba todo lo que podía hacer en casa después.
Mi pasión, repito el término porque no se me ocurre ninguno mejor, es realidad más que cocinar, es CREAR, crear recetas siempre teniendo en cuenta que resulten especialmente saludables, “dentro de” como digo yo, pero también vistosas, sabrosas, fáciles y divertidas.
Se trata de una alimentación equilibrada y variada basada en el mundo vegano de las verduras, cereales, legumbres y semillas. Preparaciones también de Postres SIN (sin azúcar, lácteos, huevos y muchos sin gluten), de pescados a lo “light”, recetas especiales con proteínas vegetales como tofu, tempe o seitán, protagonismo de granos como mijo, quinoa, trigo sarraceno... y por supuesto siempre arroz integral. Nos acompañará la alegría indiscutible de la infinidad de color y matices de texturas y aromas de las verduras. Y además nuestros amigos serán los ingredientes más genuinos, de temporada, lo ecológico y lo integral y sin refinar.
En mi empeño por difundir la cocina en el marco de todo un estilo de vida, tengo editados tres libros y mi web pone a libre disposición de los usuarios numerosos vídeos con recetas de cocina.
Imparto también cursos de cocina en mi casa-escuela de Madrid así como en diferentes lugares del territorio de forma puntual. Y estoy a las puertas de inaugurar la escuela virtual.
Ahora sí. Ahora es el gran momento que siempre he esperado desde que me dedico a esto. Sin fronteras. Un espacio virtual con muchos vídeos para darlo todo al mundo. Teoría, recetas, menús, ideas, ánimos y derroche de camaradería para avanzar juntos.
Os espero.
Empezamos en septiembre.
En agosto lo dedicaremos a periodo de pruebas. Mientras vamos colgando los contenidos, los alumnos inscritos ya podrán disponer de ellos además de familiarizarse con el colegio como el foro y el chat.
Y aprovecho para agradecer de todo corazón una vez más a las personas que han confiado en mí y este gran proyecto apuntándose “a la primera”. Lo considero todo un orgullo, más aún cuando la mayoría son ex alumnos de diferentes cursos, que me conocen, que me siguen, me apoyan y “vuelven”.  Esta es vuestra casa.
Me despido ahora mismo en pleno curso de VERANO. En 10 minutos nos ponemos a cocinar.
Os muestro vídeo desayuno de esta mañana y fotos recientes.
Nos vemos la escuela virtual.
Un abrazo.