sábado, 12 de marzo de 2011

la chispa de la vida


¿Tienes llama? Qué triste es cocinar con placa.
Siento decirlo así por la mayoría que disponen de sus vitros, incluso mucho lo peor, del tipo inducción. ES QUE ES LO QUE SIENTO.
Quiero concienciar de la importancia de cocinar con fuego (mejor sería con leña, pero ya no entro), es decir, con fogones de gas natural o butano en casa.
Hasta hace poco todas las casas eran a gas, que suerte. Aparecieron las placas, lisitas y relucientes, que nos encandilaron con su rápida y fácil limpieza. Qué pena. ¿Nadie se da cuenta ni tan siquiera de la diferencia del sabor de la comida? Parece que no, yo tampoco antes.
Cuando me hice la casa de Gerona no lo dudé un instante, ¿por qué iba a escoger gas? Qué retrógrado, pensaba. Recuerdo por aquella época comentar a mi tía: “pues yo no cambio el fuego por nada, porque el bistec de carne en la placa no vale nada y en fuego está buenísimo”. A ella esto de la salud se la refanfinfla pero se me quedó algo en el celebrito rondando de si está más buena la carne no será que es más saludable…pero no le hice ni caso a mi intuición.
Pasaron los años y con la macrobiótica se retomó el tema llama-vitro. El fuego, un elemento de la naturaleza incomparablemente más natural que la electricidad es la fuente de calor que transite su energía a nuestro alimento y de este a nosotros. No es posible que podamos quedarnos impasibles auto creyéndonos que es lo mismo. Si es que no lo es.
Des de entonces que he estado ANSIANDO como una loca mi cocina de gas. En este tiempo de espera he estado a punto de hacer lo que hace mucha gente que he conocido. Cocinar en un fogón de camping de propano o butano pequeño. Incómodo y rudimentario, pero todo antes que las placas.
Y es que en Amsterdam te prescribían cocinar con fuego como lo primero, mas importante que cualquier ingrediente. Decían que había gente que se sentía cansada practicando macro y su estado mejoró milagrosamente al cocinar lo mismo con fuego.
Dejando aparte el tema salud, a nadie se le escapa que en el mundo de la gastronomía la llama AUN MANDA y por tiempo (menos los de la tele jejeje). Y que placer del sabor….
Ahora que he estrenado mi cocina lo noté con el primer arroz integral. Estaba mucho más dulce! Que contenta que estoy.
Si esta entrada de blog sirve para que alguien que está planificando obras en la cocina se instale gas habrá valido la pena con creces invertir este tiempo de tarde sábado en que estoy escribiendo esto para contárselo al mundo. Y si tienes dinero ahorrado, gástatelo, la mejor inversión, la salud. Y si no tienes ni un duro, pues aguanta (o lo de fogoncito), pero ya llegará el momento, lo importante es que cuando remodeles tu cocina no la cagues.
Y ya está. Buen fin de semana.
raquel

1 comentario:

Marcos dijo...

Buenas, te felicito por el blog muy intresante., bueno referente al post hace 4 años me compre una casa que l cocina venia y tiene vitroceramica electrica, cuando lo vi en su momento dije guay mas practico XD alcabo del tiempo descubri la macrobiotica (cocina energetica)y dije que ago ahora de momento al no tener dinero sigo igual, pero me estoy planteando cocinar en un fogón.. sugerencias?¿ bueno como decia muy guapo el blog..
Un saludo y mucha luz
Marcos