martes, 16 de septiembre de 2008

Les gusta, ¡qué bien!

Por mucho que yo crea que un alimento es “bueno” si a la persona no le gusta, ¿qué hacemos? Además de alimentarnos se trata de disfrutar comiendo y no de hacer penitencia. Todo y esto a veces vale la pena darle una oportunidad a ciertas comidas, es decir, que aunque al principio no entusiasmen es probable que acabe gustándonos. PERO cuando alguien me dice que le gusta mucho algo que yo considero plenamente beneficioso me lleno de orgullo, me siento feliz, sé que han dado otro gran paso hacia el bienestar.