martes, 9 de septiembre de 2008

Un saludo desde el Mulhacén

La semana pasada estuve en la cima de la Península. Y qué pasada de vistas. Además de quemar grasas a toda máquina, es toda una renovación para los pulmones y el espíritu.

Quisiera compartir con vosotros esta cita.

Si el ejercicio se pudiera empaquetar en una pequeña píldora, sería la medicina más recetada y beneficiosa de la nación.

Doctor Robert Butler Centro Médico Mount Sinaí New York