domingo, 8 de enero de 2017

Algo para llevar muy tradicional. Empanada gallega.

Quería Sara:
Hace un año que vivo en A Coruña y 18 que conozco estas tierras, las mismas que a mi marido. Empanada todo el mundo sabe más o menos lo que es, pero se tiene que vivir aquí para ver que no es un mito lo de la empanada, es que está en todos sitios, no hay panadería que no exponga las suyas ni restaurante que no la ofrezca de entrante. En general son mejores que las del resto de España, como era de esperar, pero la mayoría no dejan de ser pseudo industriales (las venden como caseras pero como que no, por no mencionar lo saladas y aceitosas que son, sientan un poco mal ).
Una autentica empanada me pueden decir que no es, pero es algo realmente hecho por mí, que sé lo que lleva y la masa es también de calidad,  de espelta integral ecológica con chia además.
En el fondo no es más que un sofisticado bocadillo, pan con cosas, representa una opción buena para comer fuera de casa, con la empanada puesta. Por eso hoy hemos comido empanada en la playa, aprovechando cuando más calienta el sol en un gélido día de anticiclón de enero. Ha sido maravilloso, más aún viéndote como disfrutabas de su primera empanada.

Nota: Aunque le relleno puede ser de todo un abanico de opciones,  yo he escogido esta de pollo.

Ingredientes:
Empanada para 4 de pollo.
Masa
Igual que base pizza pero el lugar de leche vegetal el caldito de cocinar las verduras más el el vino blanco que falte para la misma cantidad.

Contenido
Verdura cocinada en nituké (saltear en 25 ml de aceite, añadir 2,5 ml de sal marina y dejar cocinar en jugo a fuego junto con el pimiento y los champiñones)
4 u (500 g) cebollas a medias lunas
1/2u (100 g) pimiento a rodajas finas
250 g champiñones troceados
Nota: la auténtica empanada gallega no lleva tomate.


Pollo triturado (sobras de pollo asado). Como 3 buenos jamoncitos de muslo de pollo.


Preparación:
Cocinar la verdura y dejar reposar. Después disponer en un colador. La verdura escurrida la guardamos en la nevera y con el caldito hacemos la masa.

Hacer la masa.

Una vez que haya duplicado su volumen la masa, repartir la masa en dos partes.
La parte un poco más grande la destinamos a la base.
Extender la masa en una superficie enharinada e ir dando la vuelta a la masa para asegurarnos que no se pega ni se rompe. Intentaremos que la forma sea lo más circular posible. Debe ser fina pero no excesivamente para que se nos rompa.
Disponer esta masa en un papel de horno que irá sobre una bandeja de horno.
Extender la verdura pero sin llegar a los bordes. Muy importante que esté reposada, no caliente. Y tampoco acuosa, por eso empleamos el líquido sobrante en la elaboración de la masa.
Repartir por encima la proteína, que en este caso seria el pollo troceado o más bien pasado por la picadura para que Sara se lo pueda comer bien.
Colocar la tapa con la paste de masa reservada.
Unir y enrollar hacia dentro la masa y chafar con tenedor o sellar con el dedo.

Pintar de huevo bastido con pizca de sal toda la parte de arriba (la emprenda fuera vegana, pues no, entonces dar una pasada de pincel untando de aceite de oliva.)

Hacer un agujero o chimenea en el centro.
Hornear en horno precalentado a 180º durante unos 30 min. hasta que se dore la empanada. Nota: Si vemos que el centro de la base está blandito, se puede recurrir "a la trampa" de hornear boca abajo unos minutos más.



Lista pra tomar en la playa on donde se quiera.

A disfrutar
mamá