martes, 23 de diciembre de 2014

Vichyssoise con mijo


Crema clásica de verduras, pero al MÁS SANO.
Última receta de http://ladietistaraquel.es/escuela/
Además de no nata ni mantequilla, sustituimos patata por mijo.

Sabías sobre el mijo....
Reputación única por ser nutritivo, digestivo, remineralizante y energizante. Y además se considera el único cereal alcalinizan, contrario que otros cereales ligeramente acidificantes, por lo que equilibra nuestro pH.
Se trata de un grano redondito y muy pequeño, considerado yang en relación a otros cereales por la macrobiótica.
Y además es "barato", a unos 20 céntimos la ración.
Recomendable para deportistas, embarazadas, convalecientes, personas con sobrepeso porque tiende a reducir grasas y la realidad es que con menos cantidad de cereal se sienten saciadas.
Idóneo para problemas estomacales como digestiones lentas, hinchazón y gases…
Veamos más propiedades del mijo:
No contiene gluten, por lo que es fácil de digerir y apto para celíacos e intolerantes a esta proteína
Es rico en fibra, por lo que ayuda a regular casos de estreñimiento, colesterol, glucosa, y triglicéridos. Pero a su vez en mucho más suave y menos laxante que el otros cereales integrales como el arroz integral. Así que es muy recomendable para estómagos delicados, bebés y en caso también de diarrea.
Es una buena fuente de magnesio, un mineral que mejora el tono muscular y el sistema nervioso ( para el estés o problemas de ciática es muy recomendado).
Contiene vitaminas del grupo B, como la vitamina B9 o ácido fólico (previene la anemia y mejora el estado de la piel; es fundamental durante el embarazo),
Además su lecitina mantiene el colesterol a raya.
Su contenido en hierro lo hace especialmente recomendado también en caso de anemia.
Por otra parte, su alto contenido en ácido silícico, lo convierte en un complemento ideal de belleza para piel, uñas, pelo…
y además estimula el trabajo intelectual (contiene magnesio, lecitina y acetilcolina).
Por todo esto antiguo cereal, es considerado como un poderoso alimento sagrado y terapéutico por la Medicina Tradicional China.
Instrucciones básicas para cocinarlo:
-Lavar (3 veces, sale el agua bastante sucia).
-Poner a hervir 3 partes de agua.
-Salar.
-Añadir el mijo lavado.
-Cocer a fuego bajo y con difusor en caso de llama unos 25 min o hasta agotar agua y se empiece a pegar. No remover ni destapar.
Nota: También se podría tostar después de lavar y cocer junto con cebolla rehogada u otras verduras.
Una de las peculiaridades del mijo es que cuando se enfría se “apelmaza” lo que puede resultar poco vistoso. Pero si damos la vuelta al asunto, y aprovechamos esta característica para preparar pasteles salados converduras, hamburguesas o lo que queramos, fenomenal. Y por otra parte para rizar el rizo resulta que triturado queda una textura suave que a un juego increíble tanto para cremas desayuno, “purés de patata” o postres tipo yogur.
Respecto al sabor, no suele gustar a la primera, por su neutralidad “no sabe a nada”, pero cuando le coges el puntillo, pues sí, te acaba gustando. Y por otro lado por esto mismo de la neutralidad, puedes aprovechar para conferirle es sabor que quieras, tanto dulce como salado.
Hay dos grandes tipos de mijo, el normal y el dulce. Paradójicamente, el mijo normal es más dulce y el dulce, más amargo. Este último, tiene el grano algo más grueso y una vez cocinado queda más glutinoso, es decir, ideal para cremas de desayuno o postres. También mencionar que el dulce si lo endulzas con zumo de manzana, orejones, melaza…cambia 100% y se transforma en algo super rico.
Anécdota: Mucha gente confunde miso con mijo. Una vez recomendé a alguien tomar miso, a razón de 1 cp diluido en el caldo de verduras, lo normal, pero se confundió hasta el extremo, de coger una cucharita de grano crudo de mijo y echarlo a la sopa ¿os lo imagináis? Por supuesto que se extrañó, ¡pero lo hizo!
¡Ánimo con el mijo!