domingo, 9 de marzo de 2014

Mejor que tomar agua de mar

Jugar con las olas del agua de mar.



Cosas de la vida. Cuántas sorpresas. Una cosa te lleva a la otra. Casualidad o destino, hoy quiero compartir mi reciente afición por las olas.
Yo que soy una mente de lo más inquieta y revolucionada, el meterme en el mar y jugar con las olas hace que me olvide totalmente de todo, y sólo disfrute, que me fusione totalmente con la Naturaleza, concretamente con nuestro origen, el mar.
Dicen que es muy saludable ingerir agua de mar, y comparto esa opinión, pero sin duda esto se lleva la palma. No es que la beba a tragos, pero soy consciente de que mi boca sabe a salado todo el rato y que mis poros están bebiendo de ese agua con tal inmensa riqueza en minerales. Pero es que además me nutro de la energía del medio, pura energía del Universo. Me quedo sin palabras para expresar lo que sientes cuando chocan la olas contra tu cuerpo, cuando te sumerges para pasarlas por debajo y cuando te hacen deslizar, empujándote a toda velocidad. Te ríes y te diviertes volviendo a tu niñez más inocente. Es más, yo creo que no me he reído así nunca, ni de niña. 
Lo bueno de las modernidades, es que los neoprenos te permiten disfrutar del mar aunque sea invierno, y lo dice una friolera de nacimiento. Pero es que además hoy ha sido una mañana maravillosa de sol en San Sebastián y he disfrutado de mis momentos de gloria. Gracias.
A lo mejor alguien al leer esto se atreve a probar, le animo. Pero más que  nada os invito a buscar actividades que os diviertan y que sean sanas para que os hagan felices.
Buena entrada de semana
Raquel
Mañana en Basque Culinary Center conferencia sobre germinados. Ya os contaré.
Y siempre estamos en http://ladietistaraquel.es/escuela/ a vuestra disposición
Raquel Magem

2 comentarios:

Silvia Méndez (V de vegetal) dijo...

Raquel!!!!

Este pasado verano yo también comencé a sumergirle en las olas gallegas jajajaja ;-)

Es un gustazo

raquel magem dijo...

jejeje
En Galicia esta aún más fría el agua jejeje
Lo bueno es que después de Galicia todo te parece agua caliente jejeje
A disfrutar
Besos
Raquel