viernes, 23 de octubre de 2009

Bonitos, qué dulce, qué rico



Buenas noches,
Me acabo de tomar de postre un poco de boniato de estos que os muestro. Estaba tan, tan bueno que me han venido ganas de contarlo.
Lo que quería remarcar es que cuando digo de olvidar el azúcar pero sin renunciar al dulce natural, me refiero a esto, el boniato es un ejemplo de regalo de dulzor en temporada de hibernal (más aún que la calabaza). Alguien me podría venir con eso de “es que tiene muchas calorías”. Y qué! Se toma poquito. Y es que resulta fundamental consumir estos alimentos para no sentir ninguna ansiedad por la bollería, pasteles…totalmente artificiales y azucarados y por tanto poco saludables.
Estos mismos son de los ecológicos que vendo y por supuesto que recomiendo (aunque no hay garantía de que sean los mismos idénticos).
Que paséis buen fin de semana.
Raquel