lunes, 18 de mayo de 2009

No me lo puedo creer, ya!

Sí, hoy mismo, para merendar, me he estrenado con mis queridas cerezas.
Son mi símbolo, por bonitas, ricas y algo más, que tienen su historia.
Resulta una pena que haya gente que las rechace por calóricas. Si bien es cierto que aportan algo más de energía que otras frutas, para nada justifica su rechazo.
Además de antioxidantes son bastante saciantes, el hadicap real es que están tan buenas que no puedes parar de comer. Pero hay tantas cosas que enganchan cuando empiezas ….y tan pocas que vagan tanto la pena.
Mi consejo, aprovecha! Sobre todo como tentempié para entre horas.

2 comentarios:

Laure Ferrié dijo...

Estaba haciendo la lista de la compra y creo que ¡voy a añadir unas cuantas picotas!
Que las aproveches!
un abrazo

raquel dijo...

Muy bien, a estas alturas yo ya llevo unos cunatos platos zampados. Una estupenda golosina primaveral.
Hay gente en la consulta que me cuenta que ha comido cerezas con remordimiento, yo les insisto, de eso nada.
gracias